Buena mañana tenga febrero*


1968

Suena la noche por la ventana,
viene, de enero, mi corazón.
Buena mañana tenga febrero,
siempre que siga
yendo y viniendo el amor.

He de andar la vida estrecha
como un paso de montaña,
inseguro, vacilante,
peligroso, sofocante.
Todo el día me saluda mi vacío.

Ando cansado, con el invierno
dentro del pecho, como una flor.
Toda la muerte de tanta gente
que se da un beso,
se la ha llevado mi amor.

Entre todo estoy tan solo,
solo en medio de una calle,
en pleno día con su gente,
solo en plaza y solo en casa.
Todo el día me saluda mi vacío.

Buena mañana tenga febrero,
siempre que siga
yendo y viniendo el amor.
 

 

* Para la pieza teatral El cuadrilátero, de José Rodríguez Lastre, Nikitín, dirigida por Pablo Verbitsky.