Canción sin nombre


Mis arrugas puedes contar.
No he perdido tiempo al sufrir.
Mi camisa puedes abrir
con tal que dejes sólo un momento
lleno de paz
en mi canción
muerta de ti.

Algo arrastro, casi no estoy.
Quiero amarte pero me voy.
Tanto ruido no deja oír.
Quiero vivir.
Tírale algo —algo de paz—
a mi canción
muerta de ti.

Hay momentos en que pienso.
Hoy es un momento abierto
y puedo hablarte.
Date prisa, ven y róbame al silencio,
al susurro de los locos
que en cada rincón tropiezo
por mi calle, por mi casa,
por mi armario, por mis sueños.

Si aún me puedes ver bajo el polvo
de los pies que han pasado por mí,
dale tu mano, dale tu aliento,
dale la paz
a mi canción
muerta de ti.