El Rey de las flores


1970, Atlántico

Al Rey de las flores lo conocí
por la tarde hace algún tiempo.
Me llamó la atención su tono
de arcoiris en la piel
y su corona de papel.

El Rey de las flores tiene su pueblo
en un bosque muy remoto,
dos pulgadas detrás del sol.
Cada inquilino en una flor
y en cada piso está el amor.

El Rey de las flores tiene lagartos
que cantan de salto en salto.
Tiene batallones de abejas chiquitas.
Y arañas, babosas y aves bonitas.

El Rey de las flores trabaja y trabaja,
su pueblo también trabaja.
Derrumba los bosques de hierba, tan altos.
Navega en los charcos de agua del campo.

El Rey de las flores tiene
sus fábricas dentro de la tierra.
Cada obrero hace una flor
que en primavera crecerá,
si no, una mosca las lloverá.

Sobre los floridos campos
del Rey de las flores veo a mi hijo
y, llamándolo, hay una voz.
Quedó partido en dos mitades
por una bomba que cayó.