Hoy soy lo que siempre he sido


Hoy soy el que siempre he sido.
Nada le debo a la gloria.
A pesar de las memorias
y a pesar de los olvidos.
Yo vivo muy complacido
de seguir siendo cual fui
(puesto que nada adquirí
puesto que nada he perdido).
Soy el mismo que yo he sido,
no hay nada fuera de mí.

Puedo decir que hoy jugara
con palos, sombras del monte,
y que buscara al sinsonte
sencillamente a pedradas.
Y puedo decir que alzara
las malanguetas del río
con el mismo hermoso brío
con que jugaba mi suerte
cuando el río era la muerte
en el temor de los míos.

Hoy soy el que siempre he sido.
Nada le debo a la gloria.
A pesar de las memorias
y a pesar de los olvidos.
Yo vivo muy complacido
de seguir siendo cual fui
(puesto que nada adquirí
puesto que nada he perdido).
Soy el mismo que yo he sido,
no hay nada fuera de mí.