Los enanos felices


Una mañana azul, recién levantado,
sentí una algarabía a mi alrededor,
y como me encontraba aún acostado
pensé que había sonado el despertador.

Mas cuando me senté, aún confundido,
pensando ¿son las 5 o son las 10?,
miré que mis juguetes están vivos
y que corrían, saltaban, entre mis pies.

Aquí estamos los enanos felices,
los duendes de lo oculto alrededor,
los misteriosos y los chirriquitises:
aquí está lo mejor entre lo mejor,
lo mejor.