Nana para un niño africano


Duerme, mi niño,
que el tuga* se fue.
Duerme muy bien,
duerme muy bien.

Duerme mi niño,
que la oscuridad
es de la paz,
de la paz.

Hay una vela de luna
en la laguna,
en la laguna.

Y alrededor de su fuego
juega un lucero,
juega un lucero.

Duerme, mi sol,
que mañana saldrás.
Y brillarás
y brillarás.

Duerme, mi niño,
que el tuga no está.
Duerme, que no volverá.
 
* Así llamaban en el Congo a los colonialistas portugueses. Esta canción fue compuesta en Luanda en 1976