Nubes


Las nubes, ya viejas
de sentirme mirar,
me regalan visiones
que no sé expresar.

Y murmuran entre ellas
con antigua emoción:
«ahí va el hombre de nuevo
a buscar su amor».

Un guerrero gana una batalla
y respira antes de regresar.
Levanta los ojos, ve las nubes
que desde pequeño ve pasar.

Vuelve a distinguir aves muy blandas,
rocas como en peregrinación,
mujeres quitándose las sayas,
dioses a caballo bajo el sol.

Y las nubes, ya viejas
de sentirlo mirar,
le regalan visiones
que no sé expresar.

Y murmuran entre ellas
con antigua emoción:
«ahí va el hombre de nuevo
a buscar su amor».

El barrendero terminó temprano su calle
y cerrando el latón, antes de irse a bañar,
levanta los ojos, ve las nubes
que desde pequeño ve pasar.

Y ve correr como setenta y nueve elefantes,
catedrales de cera y algodón,
paraguas, molinos, la vecina de al lado,
hombres del Oeste… qué sé yo.

Y las nubes, ya viejas
de sentirlo mirar,
le regalan visiones
que no sé expresar.

Y murmuran entre ellas
con antigua emoción:
«ahí va el hombre de nuevo
a buscar su amor».