Paso perdido


Saltan palomas
al rostro de diciembre y quise ver
otros colores,
otros pájaros que estallaran en el cielo.
Quise verlos, quise ver.

Cuando miraba
descubrí damas rígidas en vez de estrellas,
aunque quería
palomas que fueran las cenizas
en la latitud del mimbre.
Quise verlas, quise ver.

Paso perdido, no te olvido
aunque en los ojos te me pierdes.
Tengo un dedo en el gatillo,
no corras, que te hieres.

Lo nuevo llega,
lo menos nuevo parte a sus enigmas
con los espantos haciendo la salud,
haciendo el frente,
el cantar de sus pulmones.
Quise verlo, quise ver.

Paso perdido, no te olvido
porque en los ojos te me pierdes.
Tengo un dedo en el gatillo,
no corras, que te hieres.