Rock de los fantasmas*


Es la hora del crepúsculo: el sol se va.
Ya la noche va opacando la claridad
y la luna va saliendo con un temor,
pues es noche de fantasmas: ¡qué terror!

Los fantasmas, los fantasmas
ya vienen ya, volando, los fantasmas.
Los fantasmas, los fantasmas
rockeando con cadenas y guitarras.

Todos les temen pues saben que son
los fantasmas, los fantasmas.

Una chica se atrevió
a mirarlos sin temor
y muy tarde cuenta se dio
de que un fantasma la raptó.

Los fantasmas, los fantasmas
ya vienen ya, volando, los fantasmas.
Los fantasmas, los fantasmas
rockeando con cadenas y guitarras.

Todos les temen pues saben que son
los fantasmas, los fantasmas.

Mas no todo es un primor
para fantasmas de terror,
pues el día ya salió
y «¡a perderse!» fue la voz.

Los fantasmas, los fantasmas
ya vienen ya, volando, los fantasmas.
Los fantasmas, los fantasmas
rockeando con cadenas y guitarras.

Todos les temen pues saben que son
los fantasmas, los fantasmas.

 

* Primera canción escrita por Silvio, en 1962, cuando con quince años trabajaba en el semanario Mella. Entonces sólo pudo concebir el texto y la melodía, pues aún no tocaba instrumento alguno. Fue Lázaro Fundora, un compañero de la publicación, quien la armonizó con su guitarra.