Sólo veo una sombra


Llevo el deseo a tu casa,
me siento en la sala
y me veo pequeñoburgués.
Quiero ir al fondo y de pronto
me creo que hago de tonto
con aquel café.

Yo que iba a verte
y corro otra suerte,
pues veo una sombra,
sólo veo una sombra.
Equivocada
la puerta o la amada,
pues veo una sombra,
sólo veo una sombra.

Me entra un afán de sombrilla,
de fuga, de irme a mi orilla,
de velocidad.
No sé quién tiene la llave,
si el sueño, si lo que se sabe,
si el tiempo o la edad.

Yo que iba a verte
y corro otra suerte,
pues veo una sombra,
sólo veo una sombra.
Equivocada
la puerta o la amada,
pues veo una sombra,
sólo veo una sombra.

Siempre que veo donde vives
surge una regla, me mide,
y ahí te me vas.
Abre un amable fantasma
en el número mismo del alma
en que te me das.

Yo que iba a verte
y corro otra suerte,
pues veo una sombra,
sólo veo una sombra.
Equivocada
la puerta o la amada
pues veo una sombra,
sólo veo una sombra.