Tu beso


1967

Tu beso,
tibio y mojado, de labio espeso,
corrió en mi boca como un tormento
que no quisiera olvidar jamás.

Tu beso,
acariciado entre mis recuerdos,
me tiene atado, me tiene preso
en un gigante delirio gris
que no me deja respirar,
porque no sé si volverás
bajo otra noche como ayer.
No sé, no sé, no sé.

Tu beso
será enterrado junto a mis huesos.
Quiero matarlo de mis recuerdos,
porque me extingue este recordar
que no me deja respirar,
porque no sé si volverás
bajo otra noche como ayer.
No sé, no sé, no sé.

Tu beso.