Descartes


Créditos

Grabación análoga. Mezcla análoga. Masterización digital.
Grabación: Jurek y Maykel
Mezcla: Maykel, Jurek y Silvio
Masterización: Víctor Cicard
Foto de portada: Niurka González
Diseño: Roque

Notas

Refiriéndose al mundo de su tiempo, José Martí dijo que era semejante a “una ala rota”. Las calamidades que en este siglo han provocado las luchas del poder, nos han devuelto la tristeza de esa imagen. Por eso mismo debemos valorar la obra de aquellos hombres que procuran mantener intacto nuestro vuelo.

Con discursos ambiguos, contradictorios, parecen haber profanado el sentido –o como dice Silvio: ¿Qué le ha faltado a la verdad / para quererla disfrazar? – el poeta restituye el valor de las grandes palabras; y a su vez, da testimonio del sufrimiento de los hombres, de sus incertidumbres, de su angustia ante la muerte, de sus precarias pero siempre renovadas esperanzas. Como dijo Camus: “el mundo en que vivo me repugna, pero me siento solidario con los hombres que sufren en él”. Y uno de los atributos esenciales de Silvio Rodríguez es, precisamente, su solidaridad en la lucha y en la belleza. Por eso, el ligero quiebre de su voz, pareciera nacer desde el mismo desgarro de las historias que canta. Porque la canción de Silvio, que ha sido ovacionada en grandes escenarios, pertenece, también, a las plazas de los pueblos, a las universidades, a las fábricas y a las cárceles.

Vivimos en medio de una gran confusión. Una época de lamentables claudicaciones, en que el economicismo pretende ponerle precio a lo humano. Por eso Silvio se pregunta: “¿Qué necesita un ser humano / para no apartarse de sí?... y tú, en función de relucir /dejas la magia humana / y vas a interpretar otro papel.”

En una ocasión anterior creo hallar algo que nos identifica: el anhelo de “seguir jugando a lo perdido”. De recuperar los valores que aquel estoico Guevara, volviendo sobre la montura de su Rocina